EL MATRIARCADO VASCO

Apuntes sobre el matriarcado vasco PDF Imprimir E-mail
Aitzol Altuna Enzunza

INTRODUCCIÓN:

En su libro "Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado" Federico Engels explicaba el origen del Estado en sus diferentes estadios, empezando desde el neolítico y la agricultura que supuso la aparición de la propiedad privada sobre la tierra, un concepto extraño a cualquier sociedad trashumante.

En este estadio, la competencia por la tierra empezó a ser mucho mayor al crecer espectacularmente la población gracias a la agricultura intensiva, lo que convertía los recursos en escasos para la sociedad, aumentando la necesidad del hombre por conservar mediante coerción lo que ya poseía y por trasmitir a su descendencia lo que había conseguido acumular en vida.

Esto llevó poco a poco a la preponderancia del hombre frente a la mujer, ya que para transmitir a la descendencia todo lo acumulado había que asegurarse que la mujer era fecundada sólo por uno mismo, lo que supuso el control de la sexualidad femenina que acabará con la sociedad matriarcal anterior (preponderancia de la mujer en la sociedad) y el matrilinealismo (la sucesión por la vía materna).

El conjunto de estas circunstancias desembocaron en la aparición de las diferencias sociales relacionadas con la acumulación de más o menos tierra y esto trajo la familia monoparental y el patrilinealismo.

Según Engels, ocurrió en los albores de la civilización que se produjo con la invención de la escritura en Mesopotamia en el 3500 a.C. De esta realidad social nacieron unos pueblos llamados comúnmente indoeuropeos los cuales invadieron Europa poco a poco, de Oriente a Occidente, y que nos trajeron no sólo la agricultura, sino también este tipo de sociedad a la vez que nos impusieron sus idiomas[1].

Una de las últimas civilizaciones en desaparecer de la Antigua Europa matriarcal sería la minoica. Ésta tuvo su auge entre el 3000 y el 2000 a. C. en las islas del mar Egeo al norte de Creta, las Cicladas, con 88.000 habitantes actualmente para una superficie total de 2.572 Km2 (islas de Milos, Androx, Naxos, etc.).

Los palacios encontrados en estas islas nos enseñan una gran civilización que no desmerece a la griega posterior. Esta civilización nos da una idea de cómo pensaban los habitantes de aquella Europa. Su cultura, como la de toda la Antigua Europa casi con seguridad, rendía culto al toro y a la mujer, tal y como lo demuestran los frescos y mosaicos encontrados en sus palacios que representan mujeres saltando por encima de toros -sacerdotisas probablemente-, al igual que se sigue haciendo en la actualidad en Baskonia (recortadores, aunque normalmente son hombres). Existía una diosa de la fertilidad a semejanza a la que ha llegado hasta nuestros días en la mitología vasca (Maya o Mayi) y se celebraban fiestas con grandes excesos relacionadas con los ritos a la fecundidad y a las que hoy las llamaríamos akelarres.

El empuje militar del pueblo indoeuropeo griego (VI –I a. C.) pero sobre todo del romano, invadió culturalmente toda Europa poco a poco, salvo: Bretaña, Irlanda, Escocia y Baskonia. En nuestro caso, pese a la ocupación militar del territorio, se conservará aún durante siglos ciertos rasgos del matriarcado e incluso el matrilinealismo.

Al norte del río Rin, frontera del Imperio Romano con los “bárbaros”, otros pueblos indoeuropeos: celtas, bálticos, eslavos y germánicos principalmente, ya habían hecho desaparecer casi todas de las culturas que les precedieron.

Los nuevos dioses griegos nacen de la religión minoica sobre la que se asientan en un claro sincretismo: como la cabeza de la culebra que mata el griego Jason (la culebra es una diosa para la Antigua Europa matriarcal) o el monstruo con cabezas de mujer que mata Perseo (las Harpías), ahora las mujeres empiezan a tener una imagen negativa y son relegadas a un segundo plano. Pero el mito griego de transformación más significativo de todos sería la muerte del dios minoico del toro: el minotauro de Creta muerto por Teseo. Aunque también tendrán sus diosas los griegos, entre ellas la de la fecundidad (Demeter).

Los indoeuropeos romanos, que copian en lo cultural en casi todo a los griegos, tienen una mayoría de dioses masculinos, aunque también rinden culto a diosas como la "Venus marina[2]" del cabo Higuer descrita en la “Ora Marítima” de Avieno o la diosa de la guerra “Marte”, y mantienen fiestas semejantes a las minoicas anteriores pero masculinizadas conocidas como “dionisiacas” en honor al dios griego Dionis, reconvertido en Bacco y sus “bacanales” por los romanos.

Los romanos también practicaban el sacrificio de toros sobre un altar o “taurobolio”, ceremonia descrita de forma detallada en el siglo IV por el mejor poeta cristiano en latín de todos los tiempos, el basko(n) y procónsul romano Aurelio Prucencio de Calahorra, en su himno al mártir de Antioquia San Román. Se ha hallado uno de estos taurobolios en Arellano (zona media de Alta Nabarra).

También llega desde Oriente y mediante el Imperio Romano el cristianismo, lo que explica su rápida expansión al convertirse en el siglo IV en la religión oficial del Estado. Actuará del mismo modo, recogiendo elementos de religiones paganas para una mejor asimilación de su doctrina por los pueblos recién convertidos, entre los que nos interesa en este momento recalcar la potenciación de la Virgen María, personaje que no jugó papel alguno en los primeros años del cristianismo hasta su expansión hacia Occidente (la mujer tenía un papel secundario para entonces en todo Oriente próximo), sobre todo desde que en el Concilio de Éfeso del año 431 (puerto griego en la actual Turquía) se definiera a la Virgen María como “Madre cíe Dios” que defendía el obispo Cirilo de Alejandría (Egipto), por tanto del Jesús humano y del divino, contra el reduccionismo nestoriano (monje alejandrino), que la consideraba como la madre del Jesús humano y mortal (sin divinidad alguna). Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento las mujeres juegan un papel muy secundario.

Hoy existen pocas comunidades matriarcales y matrilinealistas que nos puedan dar una visión de cómo funcionan estas sociedades en su plenitud, una de ellas es la de los “moso” en China. Se trata de unos 60 poblados con unos pocos miles de personas en total. Es una comunidad proveniente del Tibet y asentada hace centurias en China. En ella la familia gira en torno a la mujer y no existe la figura del marido, pudiendo tener las mujeres cuantos amantes quieran, aunque pueda haber uno principal, pero que no vive con la mujer sino con su madre. En esta sociedad las mujeres realizan todas las tareas, mientras que el hombre apenas trabaja.

Por las noches los hombres, normalmente de otras aldeas, se acercan a las casas de las mujeres para acostarse con ellas. El “marido” principal puede pasar unos días en casa de su “mujer”, a la que visita cada 2 ó 3 meses. En el idioma “moso” no existe la palabra “papá”. En otros pueblos matrilineales una mujer se casa con todos los hermanos ya sean dos, tres o cinco.

APUNTES SOBRE EL MATRIARCADO VASCO

El matriarcado implica la autoridad de la mujer en el orden social: no sólo en la familia, sino también en la sucesión (matrilinealismo), en la política, en la religión y en la economía, que debe tener también su reflejo en las leyes. Todo ello a menudo vive con la gerontocracia, el poder de las mujeres más ancianas, por tanto se trata de una situación muy lejana a la realidad del País Vasco actual, pero que hay indicios de que se diera en una pasado no tan lejano sin que podamos saber en qué grado. Lo que podemos afirmar según Andrés Ortiz-Oses y que avaló José Miguel de Barandiaran, es un matriarcalismo o una impregnación de lo femenino en la vida social vasca que no tenían las culturas indoeuropeas que invadieron en el neolítico casi toda Europa.

El matrilinealismo vasco y la familia

En el libro “Ser o no ser vasco”, Julio Caro Baroja explica el posible matrilinealismo vasco: “La palabra que sirve para designar la hija es alaba, mientras que para decir hijo se emplea la voz seme. Para designar a la hermana del hombre úsase la de arreba y para el hermano de la mujer la de neba: por último, la hermana de la mujer es aizpa mientras que los hermanos entre sí son anaiak. Es decir, que cuando se trata de fijar el parentesco entre hermanos y hermanas aparece el sufijo ba, pero no al designar a los hermanos cuando no se habla de ellos sin referencias a las hermanas no en el nombre de los hijos varones y sí en el de las hijas. Estos es notable y, en consecuencia, cabría pensar que nombres como el de osaba, oseba, osoba=tío; izaba, izeba=tía, y asaba=antepasado, se referían en un principio a la rama materna únicamente, que sería la más considerada y tenida en cuenta”.

El insigne antropólogo habla en otro libro titulado “Sobre historia y etnografía vasca” sobre las relaciones de parentesco de las personas que habitan el Saltus Vasconum antes de la llegada de los romanos:

“Esta noción básica se manifiesta en forma de parentesco patrilineal en unos textos y a partir de una fecha; pero también aparecen en algunos grupos rasgos de organización matrilineal tanto en lo que se refiere a la propiedad, como en lo relativo a otros aspectos de la vida social. Este nivel cultural considerado también arcaico se expresa, sobre todo, en el hecho de que aún se hallan en un estadio de organización social basada, casi en esencia, en la noción del parentesco unilineal a través de generaciones (…).

El propio Julio Caro Baroja nos da unas pinceladas que resumen este matrilinealimo vasco siguiendo a Estrabón:

1. Entre los cántabros (sirve también para los vascos) el hombre dotaba a la mujer.

2. Heredaban las hijas y daban mujer a sus hermanos (no sus padres).

3. Esto producía una especie de “ginecocracia” o matriarcado (…).

El patrilinealismo es probable que fuese introducido en Baskonia por los indoeuropeos (diferentes oleadas de invasiones desde el año 1000 a.C.) y celtíberos (pueblo indoeuropeo que llegó al Ebro medio sobre el siglo V a.C.), aunque fueron los romanos y sobre todo el cristianismo quienes promovieron el patrilinealismo definitivamente en nuestra tierra, al ser una religión venida de Oriente.

Este cambio se produjo poco a poco, llegando hasta nuestros días las últimas evidencias de una posición más natural y menos sometida al hombre de las mujeres.

Incluso hasta hace pocos años se ha conservado otro elemento que nos habla de la importancia de la mujer en la sociedad vasca: en muchas partes del País Vasco la mujer representaba a la familia ocupando el lugar reservado para la misma en los bancos de la Iglesia, mientras que los hombres oían misa desde los “gizonezkoak”, pasillos en los altos a los que se accedía por escaleras que aun se conservan en Lapurdi y zonas limítrofes cuando menos.

La covada

El griego Estrabón (63 a.C.-19 d.C.) comenta que los "serranos" (vascos, asturianos y cántabros cuando menos) se casaban con una sola mujer (“como los griegos”) y describía la práctica de la covada: "Con el nacimiento de sus hijos conservan una costumbre muy extraña: no tienen ningún cuidado de sus mujeres que están de parto; cuando una mujer ha dado a luz, el marido se acuesta en la cama, como si estuviera enfermo, y permanece allí durante un número de días fijo, cual una parida (…)”.

Julio Caro Baroja en el libro mencionado “Sobre historia y etnografía vasca” comenta al respecto: “hablando de la fuerza de las mujeres cántabras (o vascas), que ellas eran las que cultivaban la tierra y que cuando parían mandaban acostar a sus maridos y los cuidaban, o sea, que practicaban la “covada” (…).


Desde el Pirineo (Huesca) hasta Galicia hay indicios o más que indicios, de haberse practicado la covada de manera como la describió Estrabón o de otra, parece evidente que no parece provenir más que de la idea de la participación del hombre en el acto de la procreación, y que, según desde el punto de vista en que se practique, puede tener una significación u otra, puede ser un acto jurídico, o puede ser un acto mágico. El que el hombre haga lo mismo que la mujer, que estimule el parto, por ejemplo, puede servir para asegurar el hecho paterno o derecho sobre el recién nacido: el que coma lo mismo que ella o el que se abstenga de lo que ella se abstiene, puede servir para preservar al recién nacido de los perjuicios que se ocasiona en el momento en que rompe un tabú o una prescripción”.

A principios del siglo XIX en un texto J.A. Zamakola se señala que esta costumbre se practicaba hasta “época reciente” en el País Vasco y Cantabria, por tanto parece que es entonces cuando se pierde. Se trata de que el hombre ayuda a la mujer a parir, es decir, es el hombre el que estaba al servicio de la mujer.

La misma costumbre la señalaron otros escritores griegos entre los tibarenios y los corsos. Los tibarenios era un pueblo que vivía en Asia Menor, sobre el río Ponto.

Las Tocas Fálicas

Sobre ellas señala Caro Baroja:

“También parece probable que las tocas fálicas que llevaban las mujeres vascas hasta el siglo XVIII, desde el momento en que se casaban hasta enviudar (o las que cometían un desliz, mientras que las solteras y las doncellas iban con la cabeza afeitada, y las viudas con una toca desmochada) estuvieron en relación con el reconocimiento de ciertos derechos del marido sobre la mujer, así como la covada expresa la relación del padre con el hijo, de tal suerte que la madre pueda estar exenta de verificar ciertos actos que para aquel son obligatorios. Los tocados fálicos y las distinciones referidas según el estado de las mujeres, parece que además de las provincias vascas y parte importante de Alta Navarra, ocupaban Logroño, Norte de la provincia actual de Burgos, Santander y parte considerable de Asturias”. Es decir El reino de Navarra y Asturias. Sería una demostración del poder de la mujer vasca según Andrés Ortiz-Oses.

La mujer y el poder político

Los vascos alcanzamos nuestro cénit político al constituirnos como Estado con el reino de Navarra, hija del ducado de Baskonia, cuyo jefe de Estado era el rey o la reina.

El matrilinealismo es posible que estuviera vivo hasta bien avanzada la Edad Media, incluso en la sucesión a la corona Navarra Sancho I Garcés es el primer “Garcés” en el trono de Navarra. Accedió a la corona tras el reinado oscuro de Fortuño I "El Monje" (882-905) (“El Tuerto” o “El Irascible” en crónicas árabes), el cual fue devuelto a su padre en el 878 por el emir de Córdoba tras 18 años de cautiverio, se retiró al monasterio de Leire tras un breve reinado, pero no fueron sus hijos Eneko (o Iñigo latinizado, “mío”) y Belasko los que tomaron la corona (de “bele” cuervo), sino un primo suyo, Sancho I Garcés (Gartzea, “el joven”), hijo de Daldidis de Pallars.

Sancho I Garcés, por parte de su madre, era nieto del conde de Pallars Ramón, es la rama “ximena”, una rama colateral de la familia de Eneko Aritza (llamados éstos a su vez rama “eneka”). Alto Aragón, Sobrarbe, Ribagorza y Pallars son condados euskaldunes en estos siglos, relacionados con el reino de Pamplona-Nabarra del que formarán parte desde Sancho III el Mayor (1004-35). A pesar del cambio dinástico no se tiene constancia de lucha alguna en el reino, se especula más con la posibilidad de que aún se nombraran reyes por su valía y siguiendo el matrilinealismo.

La Ley Sálica francesa escrita por el rey franco Clodoveo en el siglo V, que impedía reinar a las mujeres o a descendientes por rama femenina, no regía en Navarra, lo cual tuvo una gran transcendencia en la sucesión a la corona del reino en varias ocasiones.

Por tanto, la mujer tuvo un peso en la corona Navarra superior a otros reinos colindantes, aunque no parece que fuera así en otros puestos políticos.

La religión vasca precristiana: los Akelarres

Los Akelarres se celebraban en días de luna llena; buscaban aplacar a las fuerzas negativas. Se hacían bajo un árbol sagrado (robles o encinas normalmente) con un altar para el cabrón que representaba a la madre tierra o Mayi, relacionada con la fecundación, y no al diablo como luego dirá la Iglesia Católica. Además, el macho cabrío es apreciado por lo resistente que es a las enfermedades.

Se bailaba, se bebía, se comía y se cantaba. Incluso se usaban setas alucinógenas como droga.

En todas estas celebraciones la mujer ocupaba un lugar preponderante, la sacerdotisa principal también representa a Mayi.

En la mitología vasca el sol y la luna son hijas de la tierra (numen principal), donde se refugian cada día (las tres son fuerzas femeninas: la tierra, la luna y “la” sol).

Decía el griego Estrabón en el siglo primero que “según algunos autores, los galaicos son ateos, mas no así los celtíberos y los otros pueblos que lindan con ellos por el Norte (nosotros), todos los cuales tienen cierta divinidad innominada a la que en las noches de luna llena, las familiares rinden culto danzando hasta el amanecer, ante las puertas de sus casas”

Los akelarres eran simples fiestas religiosas paganas relacionadas con la fecundación y la fertilidad. Un motivo de fiesta y reunión entre “jóvenes” de todas las edades donde la mujer jugaba el papel principal.

El peso de la mujer en la economía vasca

En 1801, W. Humboldt, viajero empedernido, historiador, antropólogo etc., recoge sus impresiones de un viaje que realiza por el País Vasco en su libro llamado “Los vascos”: “Respecto a la laboriosidad parecen haberse cambiado los papeles de ambos sexos en las Vascongadas y en particular en el país vasco-francés. En ninguna parte he visto como aquí tantos trabajos y penosos ejecutados por mujeres. En la parte española labran frecuentemente, inclinadas sobre la agria laya, apero de labranza (…); en Bilbao llevan en la descarga de buques los más grandes pesos sobre la cabeza desde el río a los almacenes en particular barras de hierro, con que allí se hace frecuente comercio; hasta en la fragua las vi ocupadas con martillo y yunque. Pero lo más notables es que combinan con esta fuerza extraordinaria a la vez una presteza y soltura igualmente grandes”.

El peso de la mujer en la economía vasca históricamente es muy notable, superior a la de otras sociedades, lo que ha ayudado a darle siempre un estatus social importante.

El caso de la mujer de marino es aún más significativa, manteniendo en las épocas más reduccionistas los mismos derechos que el hombre[3], cosa impensable, por ejemplo, en la vecina sociedad española.

Las leyes o Fueros: el matrimonio y la mujer

Los Fueros no son impermeables a otros ordenamientos, ningún ordenamiento lo es, así toma muchos elementos del derecho romano, pero como comenta Tomás Urzainqui en el libro “La pelota vasca”: “había un ius getium, un derecho de los pueblos que no era ni propiamente romano ni de esos pueblos en particular, pero que facilitaba las relaciones entre todos ellos. Roma permitía que se hablase la lengua propia y que se desarrollaran también los derechos propios a niveles de derecho privado, de derecho de familia, de derecho municipal; lo que facilitó que, tras la caída de Roma a fines del siglo V, los vascones quisieran seguir manteniendo esa misma estructura”.

Del derecho germánico toman los Fueros “las arras”, los bienes gananciales del matrimonio o las ordalías del hierro y del agua caliente de los primeros Fueros medievales. De otros derechos como el canónigo, toma elementos referentes al matrimonio tal y como recoge J.L. Orella Unzue en su libro “Historia de Euskal Herria, tomo I”.

Todo ello no es menoscabo para afirmar que es un derecho diferente a cualquier otro, con elementos propios y creados por los vascos, basado sobre todo en la costumbre como fuente del derecho (derecho consuetudinario). Los Fueros equivaldrían a las Constituciones y códigos legislativos que fueron adaptándose a lo largo de la historia a la sociedad a la que servían. Los Fueros eran casi iguales en todas las regiones vascas, pues sus diferencias eran fruto de la mutilación del reino navarro y su evolución dentro de diferentes Estados imperialistas. Julio César habla de diferencias entre galos, belgas y akitanos no sólo en idiomas y costumbres, sino también en leyes.

El fuero familiar vasco es muy rico y extenso, como peculiaridad propia es la no-división de la herencia, pudiendo elegir los padres a qué hijo dejarle el mayorazgo.

Al principio las mujeres tenían el mismo derecho a heredar según Caro Baroja y había libertad de testar; luego empezó a pasar el mayorazgo directamente al hijo mayor durante la Baja Edad Media, pero por comarcas: “la ley de estricta primogenitura o la de libre elección de heredero por parte de los padres se explican porque en cualquier caso el mayor de los hermano, o uno de ellos, sea hombre o mujer, está en situación de regentar la casa y hacienda, pues las mujeres y los hombres trabajan de modo análogo.” (…) (del libro “Ser o no ser Vasco”).

También ocurría que los dueños del caserío fueran remisos a aprobar un casamiento al verse ellos entonces desplazados, al pasar el mayorazgo a la nueva pareja el día de la boda, el "donativo propter nupcias" del derecho romano, lo que provocaba muchos nacimientos fuera del matrimonio.

En Bera por ejemplo, recibía la nuera o la hija el día de la boda como símbolo de traspaso un cucharón o “burruntzale”, en Zuberoa se entregaba una “makullu” o pértiga y se veía el ganado. En Arratia, sin embargo, el día de a boda se visitaba la sepultura familiar.

La elección del esposo lo podían hacer los padres de la novia, la cual puede rechazar a los dos primeros, pero al tercero tenía que aceptarlo aunque sea a la fuerza, llegando incluso, si fuera necesario, al estupro, así lo recogen los primeros Fueros medievales[4].

Nos dice Jimeno Jurio que durante la Edad Media hubo en el reino navarro dos maneras de celebrar el matrimonio: el hecho a “fuero de iglesia” y el “leal coniugio”, acto civil celebrado sin asistencia de sacerdote ante dos o más testigos, legal a todos los efectos, rescindible por ruptura de contrato y que posibilitaba casamiento posterior. La Iglesia persiguió este tipo de casamientos civiles bajo pena de excomunión durante siglos, pero no lo consiguió hasta 1560, año en el que se celebró el último en Azpeitia.

La costumbre en el Derecho privado es la característica principal que distingue al Derecho Pirenaico o Fuero, incluso contra la Ley, aún vivos en todas las tierras navarras desde el Adour al Ebro, como cuando se habla de "Testar a la Navarra".


[1] Widipedia: Como lenguas indoeuropeas se conoce a la mayor familia de lenguas del mundo en número de hablantes. La familia indoeuropea, a la que pertenecen la mayoría de las lenguas de Europa y el oeste de Asia, incluye a más de 150 idiomas hablados por alrededor de 3.000 millones de personas (alrededor de un 45% de la población mundial). El idioma común ancestral es conocido como proto-indoeuropeo. Existe desacuerdo en torno al punto geográfico en el que se originó, siendo Armenia y el sur de Ucrania los principales lugares propuestos. Esta familia está formada por las siguientes subfamilias: albanesa, armenia, báltica, céltica, eslava, germánica, griega, indoirania (que incluye las lenguas indoarias y las iranias) e itálica (que incluye las lenguas románicas y el latín).

[2] “Había que revisar el cabo de Higuer y sus alrededores tras el rastro de un templo de Venus, pues por él debio llamarse cabo de Venus”. A Schlulten “Venus Marina”, antes llamada Afrodita por los griegos. El templo romano mencionado creyó encontrarlo el arqueólogo, historiador y filólogo alemán en el propio promontorio del cabo Higuer, debajo de las ruinas del Templo a San Telmo, un santo relacionado con el mar (masculinizando la Venus Marina), donde salieron a la luz las ruinas de otro templo anterior.

Avieno, s.IV, “Ora Marítima”: “Luego avanza en el mar el cabo de Venus y las olas braman alrededor de dos islas, que están por su pequeñez deshabitadas. Más allá se levanta hacia el norte el cabo Aryium”. Las islas serían las de Hendaia que dan paso a la desembocadura del Bidasoa. Plinio llama al cabo Higuer “Pyrenaei promunturia”.

[3] Durante el régimen ultranacionalista español o franquismo por ejemplo, tenían la misma consideración que los menores y retrasados mentales

[4] Se cree que los primeros Fueros fueron escritos por Sancho VI el Sabio de Navarra a mediados del siglo XII, pero no se han conservado. Los que sí se conservan son los mandados a escribir por Thibalt o Teobaldo I el Trovador en 1238.

Publicado por Nabarralde-k argitaratua

Anuncios

¿Hubo matriarcad​o en alguna época de la historia?

Cuando hablamos de matriarcado o patriarcado, quiere decir que una sociedad es dirigida por mujeres o por hombres.

Por ejemplo en España se habla de matriarcado en las escuelas, y es debido a que la mayoría de tutorías las ostentan  mujeres.  Igual  en la jurisprudencia, la mayoría de jueces y fiscales son mujeres, cuando hace 50 años era algo excepcional.Pero refiriéndonos al apartado de la historia, los pueblos de la Península Ibérica conservan en muchas estructuras sociales un matriarcado que existió y aún perdura antes de la dominación romana.Por ejemplo las mujeres españolas y portuguesas, al contraer matrimonio no pierden sus apellidos para tomar el del marido, y los hijos heredan el apellido materno, pudiendo cambiar el orden de los apellidos en la mayoría de edad. O poner por primer apellido el de la madre si el matrimonio está conforme en que sea así. pero siempre de esta decisión los demás hijos habidos deberán llevar el mismo orden.En el Norte de España la mujer es la jefa de la familia, los hijos dicen siempre: “En casa de mi madre”, no de mi padre. Ello es heredado de los antiguos cántabros y vascos, en que el matriarcado era oficial.Incluso personajes históricos, como el pintor Velázquez usaban el apellido materno, su nombre completo era Diego da Silva Velázquez, como Picasso, que era Pablo Ruiz Picasso.En las demás culturas sorprende esta peculiaridad ibérica, y ha sido motivo de reclamo y admiración de muchas mujeres, no necesariamente feministas.

TURISTAS EXTRANJERAS DENUNCIAN FALSAS VIOLACIONES PARA COBRAR EL SEGURO DE VIAJE

MÁLAGA
Las Fuerzas de Seguridad han investigado varios casos bajo la sospecha de que el objetivo de las víctimas era percibir una indemnización y el dinero del billete
11.04.12 -01:30 –

Permanece en la sala de espera, charlando animadamente con una amiga, mientras aguarda a ser examinada por dos facultativos. Incluso bromea. No aparenta estado de ‘shock’, nerviosismo o ansiedad, pese a que, según refiere, ha sido violada. La imagen la reproduce un médico que ha atendido decenas de agresiones sexuales. «A veces tienes la convicción de que te están mintiendo y, cuando te muestra el papel del seguro, intuyes que lo que busca es cobrar la indemnización. El problema es probarlo», asegura.
Las Fuerzas de Seguridad del Estado han investigado en Málaga varias denuncias de turistas extranjeras que tenían todos los visos de ser falsas y cuya finalidad, por los indicios recabados, sería exprimir el seguro de viaje. «Parece que en algunos casos se incluye una prima así como la devolución del billete por supuestos de este tipo, con lo cual las vacaciones le salen gratis», comenta un facultativo que ha tenido delante de él en un par de ocasiones una póliza de estas características.
Varias fuentes consultadas tanto del ámbito policial como médico aseguran que el fenómeno, aún incipiente, empezó a detectarse en la Costa del Sol hace aproximadamente tres años. «Hubo una cadena de denuncias sospechosas en un mismo verano, y se planteó la posibilidad de que tuviesen una motivación económica», dice otro especialista.
Para los investigadores, el primer síntoma que apunta en la dirección de una denuncia falsa es el testimonio de la supuesta víctima, que en estos casos suele resultar anodino o inverosímil, además de que, por lo general, no recuerda nada del autor o autores de la agresión sexual. «El sentido común es el que te dice que la denuncia puede no ser cierta», comenta un mando del Instituto Armado. «Puede ocurrir -añade- que el relato de los hechos sea más o menos creíble, o que no pueda ordenarlo cronológicamente».
Apertura de diligencias
En cualquier caso, el agente habla de «sensaciones subjetivas», que raramente se traducen en la apertura de diligencias por simulación de delito, aunque haya casos en los que los instructores policiales tienen «serias dudas» y sospechan que la finalidad es económica, esto es, para cobrar la póliza. «Es muy difícil de probar, y más en casos donde no hay testigos. Demostrar que algo no ha sucedido es más complicado que averiguar algo que sí ha pasado», apostilla el agente de la Benemérita.
Otro indicador que puede sugerir la falsedad de la denuncia es la ausencia de lesiones y de pruebas de la agresión. «En ocasiones se empieza a sospechar cuando no se aprecian signos de violencia, pese a que la víctima refiere haber sido violada, ni tampoco se encuentran restos biológicos», cuenta otro facultativo especializado en este tipo de casos. «A veces, incluso, son reacias a someterse a una exploración».
Aparte de la dificultad para probar la falsedad está el hecho de que, cuando los agentes empiezan a investigar el caso, las supuestas víctimas -por lo general, jóvenes de entre 19 y 25 años- ya se han marchado de España. «Las denuncias que despiertan más sospechas son las que se ponen 48 horas después de que haya ocurrido la presunta agresión sexual -lo que impide obtener restos biológicos que prueben el delito- y 24 horas antes de coger el vuelto de regreso a su país», comenta un médico.
«El problema -indica otro especialista en la materia- es que el caso queda en el limbo si no se puede probar la falsedad hasta que el juzgado, al cabo de un tiempo, decide archivarlo ante la ausencia de autor o autores conocidos». Lo que ocurre es que, para entonces, el dinero del seguro ya ha volado.
Fuente: http://www.diariosur.es/v/20120411/malaga/turistas-extranjeras-denuncian-falsas-20120411.HTML

FEMINISTA DEMANDA POR ABUSO SEXUAL AL HOMBRE QUE LA SALVÓ DE AHOGARSE

Ignoramos si  estos hechos son reales o pertenecen a una parodia, pero no es menos cierto que alguna situación parecida a esta viendo los tiempos que corren no sería del todo inverosímil.
Por haberla tocado, feminista demanda por abuso sexual a hombre que la salvó de ahogarse

Jun 9, 2015

 
“Me sacó del agua jalándome con violencia y tocando mi cuerpo de formas que yo no consentí”, dijo la feminista

Un salvavidas podría ser penado con hasta 10 años de cárcel por salvar a una feminista de ahogarse en el mar. Los hechos ocurrieron la tarde de ayer en Miami Beach, Florida. Edward Armstrong, salvavidas del hotel Radisson, entró a rescatar a la mujer sin solicitar su consentimiento para tocarla, debido a la prisa con la que actuó al verla a punto de morir. “El agua me arrastró mar adentro y no podía respirar. Todo me daba vueltas y sentía ganas de vomitar. Lo siguiente que recuerdo es a un hombre de unos 40 años arrastrándome hacia la orilla. Me dijo que me había golpeado la cabeza y que estuve inconsciente bajo el agua por al menos dos minutos“, describió la feminista, de nombre Roxana Cabeza de Vaca. Añadió que no podía creer que estuviera viva, sentía angustia y dolor, pero lo que más sentía era un gran disgusto. “Me disgustó que este hombre se tomara la libertad de tocar mi cuerpo de ese modo. De tomarme a la fuerza y llevarme hacia la dirección que él decidió por mí. Se sintió en derecho de tomar posesión de mi cuerpo inconsciente y arrastrarlo hacia la superficie como si quisiera entablar coito acuático”. Ahora, Edward está siendo demandado por violación. “Porque lo que me hizo es la definición de violación: Impuso su poder patriarcal sobre mí y dispuso de mi cuerpo sin consultarme. De acuerdo, me salvó la vida. Pero si vamos a estar disculpando violadores solo porque hacen algo bueno lo único que estamos haciendo es promover la cultura de la violación”. Los medios estadounidenses han bautizado el caso como “Save Rape”, un nuevo tipo de abuso sexual acompañado de hacerle un favor a la víctima como pretexto.

Fuente: http://www.elbovocero.com/feminista/

SOCIALISTAS CONTRA EL VOTO FEMENINO EN LA SEGUNDA REPÚBLICA

Buscando en la historia reciente del Partido Socialista vemos la cantidad de aberraciones que ellos mismos han cometido con las mujeres, comenzando por la negación del voto a la población femenina, de cuya dignidad dicen ser abanderados

Hemeroteca / Segunda república

Socialistas contra el voto femenino

 No solo Margarita Nelken, otras diputadas socialistas y parlamentarios de izquierda se opusieron a otorgar a la mujer el derecho a votar en la Segunda República
Socialistas contra el voto femenino

«No utilice falsedades históricas para contestar al Grupo Socialista, como la que se produjo cuando se refirió al voto femenino durante la Segunda República», dijo Elena Valenciano, muy segura de sí misma, a Alberto Ruiz-Gallardón. La indignación de la diputada del PSOE se debía a que el ministro de Justicia aseguraba que, al comenzar la Segunda República, los socialistas tenían una diputada que se negó a votar a favor del voto femenino.

Valenciano y el resto de sus compañeros del PSOE dieron muestras de desconocer la historia de su propio partido, pues la diputada socialista en cuestión, Margarita Nelken, efectivamente fue contraria a otorgar el derecho de sufragio a la mujer en 1931, un año en el que podían ser elegidas, pero aun no electoras. Lo que Gallardón no mencionó en el Congreso sobre este hecho insólito y sonrojante del PSOE es que Nelken no fue la única, sino que hubo otros diputados socialistas y de la órbita republicana y de la izquierda que también se opusieron con fuerza.

En las discusiones parlamentarias sobre la concesión a las mujeres del derecho a votar en las Cortes Constituyentes de 1931, el diputado Hilario Ayuso del Partido Republicano Federal, un grupo que después formaría parte, junto al PSOE, del Frente Popular, propuso una enmienda por la que los varones pudieran votar desde los 23 años, pero las mujeres desde los 45. Un momento clave de la historia de España en el que Partido Republicano Radical (PRR), de fuerte tendencia anticlerical, quiso ir un poco más allá en su oposición y propuso retrasar la votación, por el peligro que creía que suponían para la República que las mujeres ejercieran su derecho al voto.

«La mujer es histerismo»

A partir de este momento, las perlas que se escucharon en el Congreso por parte de algunos diputados de izquierda y de otros de diferentes tendencias socialistas resultarían impensables hoy en día. Desde que «la mujer es histerismo y se deja llevar por la emoción y no por la reflexión crítica» (Roberto Novoa, de la Federación Republicana Gallega), hasta que «el histerismo impide votar a la mujer hasta la época menopáusica» (Hilario Ayuso, del Partido Republicano Federal). O la propuesta del diputado Eduardo Barriobero, del Partido Republicano Democrático Federal, que pedía excluir de dicho derecho a las 33.000 monjas que existían en España.

Lo llamativo de esto es que dos de las tres diputadas que había en el Congreso en 1931, ambas de tendencia socialista, se mostraron en contra de conceder el sufragio a la mujer. Por un lado Nelken, que había ingresado en el PSOE poco antes y que fue la única mujer que consiguió las tres actas parlamentarias durante la Segunda República, y por otro Victoria Kent, diputada del Partido Radical Socialista.

«Es necesario que las mujeres que sentimos el fervor democrático, liberal y republicano pidamos que se aplace el voto de la mujer», aseguró Kent en el Congreso el 1 de octubre de 1931, consiguiendo los aplausos de sus compañeros de partido. Tanto la diputada socialista-radical como Nelken sostenían que la mujer española carecía en aquel momento de la suficiente preparación social y política como para votar responsablemente, debido a que estaban muy influenciadas por la Iglesia y su voto podía ir a parar a los partidos conservadores.

Es decir, que tanto Kent como Nelken no querían que las mujeres votaran porque creían que sus votos no serían para los partidos de izquierdas. Puro oportunismo político que basaban en que un grupo de católicas acababa de entrega un millón y medio de firmas al presidente de las Cortes, pidiendo que «se respetaran los derechos de la Iglesia» en la Constitución.

Clara Campoamor

Frente a ellas, y frente a un buen grupo de otros diputados republicanos y socialistas, incluidos los de su propio partido, se encontraba una figura clave de la historia contemporánea de España: Clara Campoamor. «¿De qué se acusa a la mujer? ¿De ignorancia? Si se trata de analfabetismo, las estadísticas afirman que, desde 1886 a 1910, el número de analfabetos ha disminuido en 48.000 en las mujeres y en menos proporción en los hombres. La curva ha seguido hasta hoy, momento es que la mujer es menos analfabeta que el hombre», contestaba la histórica diputada del Partido Republicano Radical a Victoria Kent, sentenciando que «la mujer fue eliminada de los derechos políticos porque las leyes habían sido detentadas por el hombre». «No olvidéis que nos sois hijos de varón tan solo», les advertía.

Socialistas contra el voto femenino

virgilio muro
La gran defensora del voto femenino, Clara Campoamor (1931)

Fueron unas sesiones tensas en un congreso que acabó dividido ante esta cuestión. Hubo muchos diputados que defendieron el voto femenino con argumentos como que «la única manera de arrancar a la mujer de las garras del confesionario es concederle el voto», «que esta sabrá separar sus sentimientos religiosos del fanatismo que le impida el ejercicio de sus deberes ciudadanos», «que el voto de la mujer no solo no perjudicará, sino que representará un extraordinario refuerzo para la República» o que, «para que la mujer se vea comprometida con la República, es preciso concederle el voto».

El 1 de octubre de 1931, el derecho al sufragio femenino no solo no fue aplazado, sino que la propuesta de que los hombres votaran al cumplir los 23 años y las mujeres a los 45 no salió adelante. Ambos sexos votarían a los 23 años tras una votación que acabó con 161 votos a favor y 121 en contra.

Durante esta se produjo un curioso incidente que ABC destacaba en sus páginas. Cuando Clara Campoamor iba a votar, una espectadora del Congreso le gritó desde la tribuna: «¡Eso es impropio de una mujer!». Tras llamarle la atención, le preguntaron que por qué criticaba a la diputada defensora del voto femenino, a lo que esta respondió gritando de nuevo, y provocando las risas de los diputados, que «creía que era la Kent».

«Nunca superarán nuestros absurdos»

La diputada radical-socialista hizo un último intento para conseguir que se aplazara el sufragio femenino, presentando dos meses después una disposición transitoria que pedía que las mujeres no votaran en unas elecciones generales hasta haberlo hecho dos veces en unas municipales. La propuesta de Kent fue rechazada, esta vez con un margen mucho más estrecho: 131 votos contra los 127 que representaban, entre otros, gran parte de los diputados del Partido Radical Socialista, todos los parlamentarios de la Agrupación al Servicio de la República –entre los que estaban Ortega y Gasset, Marañón y Ramón Pérez de Ayala, que habían presentado candidatos dentro de la candidatura republicano-socialista–, muchos miembros de la izquierda republicana más radical y la diputada del PSOE Margarita Nelken.

Tras esta votación, el derecho al sufragio femenino fue aprobado finalmente por las Cortes Constituyentes el 9 de diciembre de 1931. Como dijo Wenceslao Fernández Flórez en las crónicas parlamentarias de ABC que le hicieron famoso, «para orgullo de la superioridad masculina estamos seguros de que ellas nunca podrán superar nuestros absurdos».

SE REUNEN DEL 11 AL 15 DE JUNIO EN AUSTRIA

Las cuatro damas más poderosas del Club Bilderberg

La reunión de 2015 será la primera para el líder del PSOE, Pedro Sánchez. Allí deberá escuchar lo que tienen que decir Ana Botín, Marie-Josée Kravis, Heather Reisman y la reina Beatriz de Holanda
Foto: Las cuatro damas más poderosas del Club Bilderberg

 

No es una conspiración. No son los Illuminati. No son viejos venerables cogidos de la mano invocando a Lucifer. Son la élite de los poderes fácticos y financieros del mundo. La cúspide del poder. Los Rockefeller, Krupp, Rothschild, Kissinger o Murdoch se llaman por el nombre de pila con reyes y reinas, presidentes, comisarios europeos, CEOs de las más decisivas corporaciones mundiales y editores de los principales medios de comunicación. Este es el Club Bilderberg. La reunión nació en el hotel Bilderberg de Oosterbeek (Países Bajos) –de ahí su nombre– y fue auspiciada en 1954 por David Rockefeller y Bernardo de Holanda (padre de la princesa Beatriz, madre del actual rey Guillermo). Una confluencia de intereses entre EEUU y Europa al más alto nivel que ha venido sucediéndose ininterrumpidamente desde entonces en distintos puntos del planeta.

Así es el hotel Interalpen Tirol, donde se reúne el Club Bilderberg (Ver galería)
Así es el hotel Interalpen Tirol, donde se reúne el Club Bilderberg (Ver galería)

Este año tiene lugar en el hotel Interalpen Tirol, un lujoso establecimiento situado en el corazón de Austria que está a solo 40 minutos del castillo bávaro donde acaba de reunirse el G7. Según ha podido saber Vanitatis, los temas de debate en Bilderberg irán de la inteligencia artificial al terrorismo internacional pasando por Oriente Medio y las próximas elecciones en EEUU. Allí asistirá, por primera vez, Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. Repiten Juan Luis Cebrián, CEO de Prisa y miembro del comité ejecutivo del Club Bilderberg, y Ana Botín, presidenta del Banco Santander. Quien no estará será la Reina Sofía, habitual del club, por razones que solo ella conoce. “Las puertas de Bilderberg siempre le estarán abiertas”, asegura a Vanitatis Daniel Estulin, analista de contraespionaje y exmiembro del Servicio Federal de la Federación Rusa (FSB), sucesor del viejo KGB.

Nadie como Estulin conoce los entresijos del Club Bilderberg. Su libro La verdadera historia del Club Bilderberg (2005) lleva vendidos más de 6 millones de ejemplares. Luego llegarían dos secuelas y volúmenes como Los señores de las sombras, El imperio invisible o El instituto Tavistock. A finales de junio presentará una película basada en sus investigaciones y en octubre llegará a España su siguiente libro, esta vez sobre el Islam y el auge de ISIS, también con el sello Planeta. Vanitatis ha podido hablar en exclusiva con él en Barcelona, donde está ultimando el montaje de la película sobre el Club Bilderberg. Desde que dejó Rusia no duerme en la misma ciudad más de quince días. Conferencias, reuniones y presentaciones lo tienen en movimiento continuo. Es fácil contactar con él, pero no localizarlo si el exespía no lo desea. Con Estulin hemos querido trazar un póquer de élite: el de las mujeres más poderosas del Club Bilderberg.

Ana Botín (Santander, 1960)

La sucesora de Emilio Botín estudió en Bryn Mawr con la élite norteamericana y es una perfecta encarnación del poder financiero: ocupa hoy el nada desdeñable puesto de 18ª mujer más poderosa del mundo, según Forbes, cuando hace cuatro años estaba en el 77. Ella aún es novata en el Bilderberg, pero la institución que preside, el Banco Santander, lleva años representado en la reunión anual. Ana Botín es, además, consejera de Coca-Cola.
Ana Botín, en una imagen de archivo (Efe)
Ana Botín, en una imagen de archivo (Efe)

Le gustan las perlas y vestir diseñadores franceses. Está casada con Guillermo Morenés, ingeniero agrónomo que pasó de la finca familiar de los Botín a las finanzas (M&B Capital Advisers) y de ahí a las inmobiliarias Inmoskye, Oquendo y Alakin. La pareja tiene tres hijos: Felipe, que está al frente de la inversora Alpha Capital FLM 1 en Madrid; Javier, que trabaja en Credit Suisse en Nueva York, y Pablo, que es analista de inversiones en Blackstone Group (Londres). Sus fiestas de fin de año en Gstaad son un mito del networking europeo.

Marie-Josée Kravis (Québec, Canadá, 1949)

Si el lector imagina a esa dama de la selecta sociedad neoyorquina que encarna la quintaesencia del benefactor de las artes, está pensando en Mrs. Kravis. De hecho, ella y su multimillonario tercer marido (estuvo antes casada con un ministro canadiense y con un director de orquesta), Henry Kravis (mandamás de la firma de capital privado KKR) son los principales donantes del Lincoln Center, aunque también contribuyen a la lucha contra el VIH y la malaria, a la investigación cardiológica y las nuevas músicas europeas. Marie-Josée, doctora en Derecho y nacionalizada estadounidense, ha sido columnista de La Presse, de Montreal Gazette y el Financial Post de Canadá, y ha colaborado en el Wall Street Journal.

Fue miembro del consejo de administración más poderoso de su país, el Banco Imperial de Comercio, y al llegar a EEUU decidió no bajar de ahí: presidente del MoMa de Nueva York, miembro de la Autoridad de Museos de Catar, del muy importante think thank Hudson Institute, de la junta directiva de la Reserva Federal de EEUU y hasta del consejo internacional del Museo del Prado de Madrid. También está en el consejo de administración de LVMH. El matrimonio Kravis no tiene hijos, pero sí casas por todo EEUU, aunque la joya de la corona es un tríplex en el 375 de Park Avenue. El New York Times la considera “un pilar de Manhattan”. Lleva 14 años sin faltar al Bilderberg.

Las cuatro damas más poderosas del Club Bilderberg

Heather Reisman (Montreal, Canadá, 1949)

Heather Reisman, en una imagen de archivo
Heather Reisman, en una imagen de archivo

¿Se imaginan el FNAC que saldría si unimos el madrileño de Callao y el barcelonés del Triangle? Multiplíquenlo por seis y tendrá un establecimiento Indigo Books & Music, la mayor cadena de distribución cultural de Canadá. Aunque no encontrará un solo libro de Daniel Estulin en sus estanterías. “Si alguien quiere saber sobre el Bilderberg, debe encargarlo y pagar por adelantado”, señala nuestro espía. Su propietaria, una de las 50 mejores empresarias del mundo según Financial Times, ha sido gobernadora de la Bolsa de Toronto y es la editora del Huffington Post en su país. Se graduó en Trabajo Social en la Universidad McGill y comenzó a trabajar como asistente, hasta que se inclinó por los negocios: Paradigm Consulting Inc, Cott Corporation y, finalmente, Indigo. En 1982 se casó con el millonario Gerry Schwartz, CEO de la firma de capital privado Onex Corp.

Reisman es la empresaria judía más prominente de Canadá y a través de la Gerald Schwartz & Heather Reisman Foundation hace generosas donaciones a representativas instituciones de su credo. Tan férreo es el control que ejerce la empresaria sobre su vida privada que, a pesar de tener cuatro hijos y siete nietos, son unos perfectos desconocidos para la sociedad canadiense. Ni siquiera en una enjabonadora entrevista concedida a la revista The MOMpreneur sobre madres de familia emprendedoras. En cambio, sí opina de la bomba de relojería que suponen Oriente Próximo y China. Pura casta bilderberger.

Beatriz de Holanda (Barn, Países Bajos, 1938)

La hija del fundador del Club Bilderberg no suele fallar a las reuniones. Su primera vez fue en 1972 y tiene un trato privilegiado entre los bilderbergers. Sobre todo porque los miembros de la realeza han ido perdiendo peso paulatinamente en el club; tenerla todavía entre ellos, aun cuando ha vuelto a ser princesa de Orange-Nassau, supone casi un lujo. Beatriz también pertenece al selecto Club de Roma (del mismo modo que Isabel II de Inglaterra es miembro del Comité de los 300, otro club secreto de altísimo poder). Su hijo Guillermo, actual rey de los Países Bajos, la ha acompañado en varias ocasiones. Su alteza es, además, accionista principal de la petrolera Royal Dutch Shell. Tiene mucho que decir en el Club Bilderberg.

Leer más:  Las cuatro damas más poderosas del Club Bilderberg. Noticias de Noticias  http://www.vanitatis.elconfidencial.com/noticias/2015-06-10/repoquer-de-damas-las-mujeres-mas-poderosas-del-club-bilderberg_876731/#lpu62j8ju2OGHvFI

Cuando la Educación hace daño: Madres Tóxicas

madres toxicas

Hablamos de madres tóxicas, no obstante, cabe aclarar también que hay padres tóxicos y abuelos tóxicos. Pilares en la educación de los niños que lejos de fomentar una madurez personal y una seguridad con la cual, poder abrirse posteriormente al mundo, no hacen más que anclar pesadas cadenas vetando por completo la independencia física y emocional de esa persona.

Ahora bien, cabe decir que el rol de la madre tiene casi siempre, un peso más intenso en la educación de los niños. Es ella quien establece ese vínculo de cuidado y afecto tan estrecho con ese recién nacido, que día a día, irá desprendiéndose de sus brazos para avanzar con seguridad por el mundo sabiéndose amado, teniendo siempre ese referente que le ha aportado un amor incondicional pero saludable, con el que madurar de modo inteligente.

Las madres tóxicas ofrecen una amor a sus hijos hostigante a la vez que inmaduro. Proyectan sobre ellos sus inseguridades para reafirmarse personalmente, y así, tener mayor control sobre sus vidas y sobre la de sus hijos.

1. ¿Qué hay detrás de la personalidad de las madres tóxicas?

Puede que nos llame la atención, pero detrás del comportamiento de una madre tóxica, está el amor. Ahora bien, todos sabemos que a la hora de hablar del amor, existen dos caras de una misma moneda: está esa dimensión capaz de propiciar el crecimiento personal de la persona, ya sea a  nivel de pareja o a nivel familiar, y a su vez, está también ese lado más tóxico donde se ejerce un amor egoísta e interesado, a veces hasta asfixiante, que puede ser completamente destructivo.

670px-Deal-With-a-Terrible-Mother-as-an-Adult-Step-5

Lo preocupante, es que los familiares que despliegan las artimañas de la toxicidad, lo hacen hacia criaturas que están en pleno proceso de maduración personal, ahí donde debe asentarse su personalidad, su autoestima… Todo ello, irá esculpiendo en ellos grandes vacíos, grandes inseguridades en ocasiones insalvables.

Veamos ahora qué dimensiones psicológicas perfilan a las madres tóxicas:

1. Personalidad insegura

En ocasiones, suele esconderse una clara falta de autoestima y autosuficiencia que les obliga a ver en sus hijos “esa tabla de salvación” a la cual modelar y controlar para tener siempre a su lado, para que cubran sus carencias.

El ver por ejemplo que sus hijos empiezan a ser autónomos, que ya no las necesitan tanto y que poco a poco son capaces de hacer su vida, supone para ellas una gran ansiedad, puesto que temen ante todo quedarse solas. De ahí que sean capaces de desplegar “hábiles artimañas”, para seguir teniéndoles cerca e incluso justificarles que debe ser así, y un modo de hacerlo es proyectando en los niños desde el inicio su misma falta de autoestima, y su misma inseguridad.

MADRES-TOXICAS-2

2. Obsesión por el control

La necesidad por tener controlado cada aspecto de sus vidas, hace que acaben haciendo lo mismo en la vida de sus hijos. No son capaces de ver los límites. Para ellas, control es sinónimo de seguridad, de algo inmanente que no cambia, y lo que no cambia es bueno porque les hace sentir bien.

Lo complicado de esta dimensión es que suelen ejercer el control pensando que con ello, hacen el bien y que así demuestran amor por los demás. “Yo te hago la vida fácil controlando tus cosas para que seas feliz”, “Yo solo quiero lo mejor para ti, y por ello evito que puedas equivocarte”…

El control llevado a cabo desde la justificación del cariño, es el peor acto de la sobreprotección. Impedimos con ello que los niños sean autónomos, capaces y valientes. Y aún más, que aprendan de sus errores.

3. La proyección de los deseos incumplidos

“Quiero que consigas lo que yo no tuve“, “No quiero que caigas en mis mismos errores”, “Quiero que llegues a ser aquello que yo no puede conseguir”.

En ocasiones las madres tóxicas proyectan en sus hijos los deseos incumplidos de su propio pasado, sin preguntar si quiera qué es lo que ellos desean, sin darles opción a elegir, pensando que con ello, les demuestran un amor incondicional, cuando en realidad, es un falso amor. Un amor interesado.

¿Cómo enfrentarnos a una madre o a cualquier familiar “tóxico”?

Sé consciente de que debes romper el ciclo de la toxicidad. Has vivido durante mucho tiempo dentro de él, sabes las heridas que te ha dejado, sin embargo, ahora ya comprendes que necesitas abrir tus alas para ser tú mismo. Para ser feliz. Te va a costar, pero debes empezar a decir “No”, a poner en voz alta tus necesidades y a alzar tus propios muros, esos por los que nadie debe pasar.

depresión

-Es tu madre, o es tu familia, los quieres y sabes que romper ese ciclo de toxicidad puede causar algún daño. En ocasiones, decir la verdad de lo que uno siente hace daño a los demás, pero es una necesidad vital. Se trata solo de marcar límites y dejar claro lo que permites o lo que no. No deseas causar daño alguno, debes dejarlo claro, al igual que debe quedar constancia de que tampoco tú quieres ser herido/a nunca más.

-Reconoce la manipulación. Hay veces que es tan sutil, que no nos damos cuenta, así que atiende cualquier palabra, cualquier comportamiento. Y sobre todo, no caigas en las redes de la “victimización”, puesto que es un recurso fácil al cual suelen recurrir las personas tóxicas y las madres tóxicas. Alzarse como las más dolidas, las más heridas, cuando en realidad, al que han hecho daño es a ti. Tenlo siempre en cuenta.

Fuente:http://lamenteesmaravillosa.com/cuando-la-educacion-hace-dano-madres-toxicas/