LA MAREA QUE NOS VIENE

El machismo es terrorismo de Estado. ¿Y el feminismo extremo qué es?
Las mujeres muertas son un problema de Estado. Y yo me pregunto: ¿Y los hombres, niños y ancianos que mueren de quién son problema?

Es realmente indignante que el Gobierno haga únicamente caso a una pequeña parte de la población y nos deje al resto a nuestra suerte. El Estado debería de ser neutral  y no alentar a ningún tipo de ideología. Nadie se alegra de la muerte de las personas, y menos aún cuando se producen de manera violenta, pero no podemos consentir que nos tomen el pelo al resto convirtiéndonos en ciudadanos de tercera.

Leed con detenimiento y sacad vuestras propias conclusiones.

“Las muertes por violencia machista son responsabilidad del Estado”

Entrevista con Macu Gimeno, Ángela Escribano y Candi Barroso, miembros de la Asamblea 7N, encargada de la organización de la que se prevé sea una gran marcha feminista el próximo 7 de noviembre en Madrid

10 octubre 2015
“Las muertes por violencia machista son responsabilidad del Estado”
Ángela Escribano, Candi Barroso y Macu Gimeno durante la entrevista.

VALENCIA // El movimiento feminista tiene una cita subrayada con rotulador morado el próximo 7 de noviembre en Madrid. Se trata de una marcha estatal en la que se espera visibilizar los problemas que afectan a las mujeres, desde los micromachismos a la violencia de género, pasando por la situación laboral de desigualdad. Macu Gimeno (M), Ángela Escribano (Á) y Candi Barroso (C) son de la Asamblea 7N, encargada de la organización. Desde Valencia hacen un llamamiento a acudir a la que se espera sea una gran manifestación y resaltan la unión que está provocando esta cita en el movimiento feminista. “Vamos todas juntas, sin siglas”, concluyen.

¿Cómo nace la idea de este 7N?

M: La raíz hay que buscarla en el malestar que estábamos sintiendo muchas mujeres en diferentes puntos. Había muchas movilizaciones en las que las feministas estábamos, por ejemplo, contra los desahucios, en las marchas de la dignidad… pero ningún movimiento social está dando el apoyo que nos merecemos, porque nos están asesinando, porque estamos padeciendo miles de violencias. Y, sobre todo, la exigencia de que este tema tiene que estar considerado terrorismo político y ponerlo encima de la mesa de los políticos, de la sociedad.

El machismo como terrorismo político…

M: Para nosotras hace mucho tiempo que lo es. Fue una de las primeras cosas en las que nos pusimos de acuerdo, en que era terrorismo y que se le tenía que dar la misma prioridad y poner las mismas medidas urgentes para paliarlo ya. Por eso hablamos del terrorismo machista como una cuestión de estado.

¿Ha habido alguna gota que colmase el vaso? ¿Quizás el elevado  número de muertes durante este verano?

M: Date cuenta que esta marcha se lleva gestando desde hace diez meses y fue también en un momento duro de muchas mujeres asesinadas en pocos días.

La marcha ha crecido, se prevé una gran concentración en Madrid. ¿Cómo solucionarán los problemas de organización?

Á: Hay comisiones de trabajo y cada territorio organiza el tema del transporte. Es importante la organización y que todas nos pongamos de acuerdo para hacer un manifiesto en común, que no haya ninguna organización que se apropie, que sea un grito de todo el movimiento feminista. Son más de 150 asociaciones de mujeres las que se están adhiriendo y es una información que va creciendo día a día.

¿Va a ser una marcha únicamente de mujeres?

Á: Para nada, pero lo que sí es cierto es que vamos a tener nuestro espacio, no vamos a permitir que los hombres protagonicen esta marcha. Es cierto que ellos necesitan ser parte de la denuncia y que la masculinidad hegemónica que hasta ahora permitía este micromachismmo sutil, debe decir basta ya. Va a haber un espacio de mujeres, pero porque necesitamos estar ahí, en la cabecera, porque somos las protagonistas, es el movimiento feminista quien convoca y no vamos a permitir que los hombres se apropien de nuestro espacio. Estáis invitados, necesitamos que estéis ahí, pero nosotras somos las protagonistas.

Una cuestión importante es que parece que la mayoría del movimiento feminista está apoyando la marcha…

M: Tenemos nuestras divergencias porque el movimiento es diverso pero estamos consiguiendo una cohesión que no se había logrado hasta ahora…

¿Y por qué hasta ahora no?

Á: Para empezar hablamos de feminismos, en plural, e intentamos ponernos en común en lo que estamos de acuerdo.

C: Dentro del feminismo el tema de la violencia de género siempre ha sido una prioridad. Lo que ocurre es que somos diversas, no está del todo cohesionado, pero si algo tiene de valor este 7N es que cada vez hay más organizaciones de origen diverso adhiriéndose a la marcha, organizando a sus entornos y estamos muy satisfechas de ello.

Han elaborado un manifiesto, ¿qué puntos destacados tiene?

M: Aparte del tema del terrorismo de estado, está el de la educación, si no se empieza a educar desde pequeñas, las personas no vamos a acabar con esto. Estamos en contra de la custodia compartida impuesta y hablamos de violencias machistas. Los asesinatos de mujeres son la punta del iceberg, dentro de esta pirámide hay muchas violencias que cada día tenemos que estar aguantando, desde el acoso sexual a la discriminación salarial.

C: Yo creo que es muy importante que, aparte de las organizaciones puramente feministas, hay muchos ayuntamientos que están aprobando mociones de apoyo…

Aparte de estos gestos políticos, imagino que al final quieren que se vean reflejados en decisiones legislativas…

M: Sí, y que se dote de presupuesto. El drama es que de 2011 a aquí, el presupuesto para luchar contra la violencia de género ha disminuido en torno al 40%, por eso los gestos solos no nos vale.

M: Está claro que las leyes por sí solas no hacen nada, pero cuando están desde el 2004 como en el caso de la Ley Integral y no se ha desarrollado… Además se ha ido recortando, lo que nosotras decimos que son recortes en vidas. Aquí por lo menos a nivel de País Valenciano se ha ido destrozando la estructura por culpa de esos recortes, por eso decimos que muchas de las muertes, por no decir todas, son responsabilidad del Estado.

C: Además, la campaña está, y decimos campaña en singular porque sólo hay una, se centra en la violencia final, y se pide que denuncie cuando luego se ve que no hay nada que hacer y por eso muchas no quiere denunciar.  De las cuatro mujeres asesinadas esta semana, únicamente una tenía orden de alejamiento,  pero el hombre se acerco a ella. Cargar las tintas en la penalidad, si no prevenimos desde los centros educativos, desde los medios de comunicación no sirve. Por ejemplo, este jueves en la apertura del año judicial no había ninguna mujer… por eso la campaña o sirve, hay que poner la mirada en el principio, porque cuando la violencia se ha ejercido ya están asesinadas, ya están maltratadas y difícilmente pueden ser recuperadas. La autorregulación en los medios de comunicación no funciona, el lenguaje, las fallas, las fiestas de los pueblos que ridiculizan a las mujeres… hay mucho que hacer.

ESPAÑA: EL SUICIDIO PRIMERA CAUSA DE MUERTE ENTRE VARONES DE 24 A 35 AÑOS

ZoomNews / Actualidad / España

  • ESPAÑA| DOMINGO, 9 DE FEBRERO DE 2014

En España, en la franja de edad de los 25 a los 34 años, el suicidio es la primera causa de muerte entre hombres “Es algo alarmante”, apunta al respecto el psiquiatra forense Alfonso Sanz, de la Asociación Española de Psiquiatría Privada.“El suicidio no es una seta, no es algo que aparece bruscamente”. El pasado mes de septiembre, con motivo del día del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, el programa Documentos TV, de Televisión Española, emitía un documental que bajo el título La muerte silenciada. Suicidio, el último tabú, pretendía hacer un acercamiento a uno de los temas más complicados del ser humano. En esa pieza, es la psiquiatra Carmen Tejedor la que, con la frase que inicia el texto, advierte de lo poco espontáneo de un acto como quitarse la vida. “El suicida es ambivalente, porque quiere vivir y quiere morir. El suicidio es inversamente proporcional a la felicidad que experimenta una persona”.En el mundo se quitan la vida unas 3.000 personas al día; en España, la cifra es de 9 fallecimientos diarios por este motivo. Según un informe del British Medical Journal, desde que estalló la crisis y explotó la burbuja económica en 2008, el número de suicidios de jóvenes se ha incrementado notablemente. Nuestro país no es ajeno a este mal y ya en 2010, el 30% de los universitarios fallecidos lo había sido por suicidio, como publicó El Mundo.En España, en 2012 el suicidio se convirtió en la primera causa de muerte para los varones de entre 25 y 34 años de edadEl joven no encuentra su sitioPor tanto, para ella, aunque el suicidio es “una variable multicausal que no tiene un único motivo” sí que hay una clara relación entre la crisis económica y la alta tasa de muertes en jóvenes por este motivo.”En la franja de edad de 24 a 35 años, la tasa de suicidios se ve incrementada porque la mayoría de los casos tiene de base un problema de salud mental, diagnosticado o sin diagnosticar”“En toda Europa, la crisis ha disparado no sólo el número de suicidios, sino que las medidas de austeridad han hecho que vaya a más el abandono de niños. Hay un paralelismo entre crisis, recortes, factores económicos y suicidios”.Acabar con el tabú del suicidioPero lo cierto es que más de 3.500 personas murieron en 2012 en España por causa del suicidio y un buen porcentaje de ellas eran jóvenes. Por ello, Alfonso Sanz considera que “es necesario hacer ver lo que está pasando. Lo que la persona puede soportar y aguantar tiene un límite. El incremento de los suicidios está ahí, es una realidad. Y sólo si lo sabemos ver y abordar, podremos tomar medidas para solucionarlo”.Y no hay que olvidar que según los últimos datos publicados por el INE, en España los jóvenes forman parte de ese grupo de vulnerabilidad.

  • Para Miriam González los medios de comunicación también deberían implicarse. “Hay que abordarlo, mostrar a la población que esto está sucediendo. No se puede tapar, pero tampoco se puede caer en el sensacionalismo. Se tiene que contar lo que sucede y comenzar a plantear medidas de prevención serias, contundentes. Los accidentes de tráfico se han reducido principalmente por una campaña de concienciación desde hace años. Una persona que decide poner fin a su vida es porque está desesperada, porque no ve salida en ese momento. La labor de concienciación se debería volcar sobre los grupos más vulnerables al suicidio”.
  • “Las cifras demuestran que lo suicidios se han colocado como primera causa de muerte externa tras los accidentes de tráfico”, afirma Miriam González. Y es que mientras con los accidentes de carretera se trabaja desde hace años con grandes campañas de prevención, ciertamente exitosas, en el campo del suicidio el silencio es absoluto. El tabú, el miedo o el reparo a hablar de ello, el temor a un efecto contagio, a la posibilidad de espolear a suicidas potenciales que tomen la decisión a raíz de ver casos similares en los medios, son algunas de las razones que se han esgrimido en los últimos años para explicar el silencio alrededor del tema. Silencio en la vida real, porque en la ficción, suicidarse se aborda con muchísimos menos reparos.
  • No obstante, Alfonso Sanz es partidario de considerar todos los factores a la hora de analizar las causas de un suicidio y amplia el radio de acción a la sociedad. “El soporte familiar de la sociedad ha bajado. Asistimos a un incremento de las familias monoparentales y eso repercute en la persona, que tiene menos apoyos y resiste menos las medidas de presión”.
  • Consultado por este periódico, el doctor Alfonso Sanz, psiquiatra forense y miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, considera que el alto número de suicidios en jóvenes es “algo alarmante”. “Normalmente, las tasas más altas de suicidios las hemos visto en personas más mayores. Ahora, observamos que esa realidad ha cambiado, lo que nos conduce a pensar que la persistencia de situaciones económicas desfavorables como la que está viviendo en estos momentos los jóvenes, con una expectativa de futuro complejas, con menos salidas, puede crear trastornos depresivos graves, hasta el punto de que acaben con su vida”, apunta el doctor Sanz.
  • Lo que defiende esta psicóloga es que la franja de población de los 24 a los 35 años es muy vulnerable y, si se le añaden factores negativos como la crisis económica o el paro laboral, el riesgo de suicidio aumenta. “No tenemos datos concluyentes todavía que nos permitan decir el peso de la crisis económica en el número de suicidios, pero sí que estamos viendo que en una sociedad con mayor índice de vulnerabilidad, se incrementará el riesgo de suicidio”.
  • “En la franja de edad de 24 a 35 años, la tasa de suicidios se ve incrementada porque la mayoría de los casos tiene de base un problema de salud mental, diagnosticado o sin diagnosticar. Es una edad complicada, en la que no se encuentra un espacio dentro del mercado laboral, de la sociedad. No hay una proyección personal y profesional normalizada, por lo que esta franja es un momento de mucho riesgo para personas con una patología de base. Es una realidad que también sucede en mujeres, pero pasa más en hombres”, afirma para ZoomNewsMiriam González, vocal del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
  • En el citado documental de Documentos TV, Carmen Tejedor se refería a causas de carácter afectivo para explicar la decisión de una persona de dar ese irreversible paso. Para la psiquiatra, la crisis económica, el paro y todas las consecuencias derivadas de estos tiempos que vivimos en España sirven de agravante de una realidad que ya habita en la mente del suicida.
  • A pesar de que todos los profesionales coinciden en que la decisión de suicidarse es un cúmulo de causas y que en la mayoría de los casos no viene dada por una sola razón, está empezando a aceptarse, y las estadísticas tristemente lo confirman, que la crisis económica está relacionada con el aumento de suicidios entre los jóvenes.
  • Según se ha sabido recientemente, merced a los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2012 la tasa de suicidios registrados en España aumentó en un 11,3 % con respecto a 2011. La cifra total de fallecidos por esta causa fue de 3.539 personas, 359 más que en el año anterior. En la franja de edad de los 25 a los 34 años, el suicidio se convirtió en 2012 en la primera causa de muerte entre hombres.
  • MARIANO GALINDO
  • “Es una edad complicada, en la que no se encuentra un espacio dentro del mercado laboral, de la sociedad”, afirma Miriam González, del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid
  • España: el suicidio, primera causa de muerte entre los hombres de 25 a 34 años
  •  

Enlace: http://www.zoomnews.es/198342/actualidad/espana/espana-suicidio-primera-causa-muerte-hombres-25-34-anos