EL PODER DE LA VERDAD O LA MANIPULACIÓN DE LA MENTIRA

Autor: 06/11/2015

El trágico asesinato de Ana Orantes en 1997 a manos de su marido tras salir en un programa de televisión hablando del maltrato que sufría, fue el detonante de la diabólica ley integral contra la violencia de género que aún a día de hoy nos rige.

Enlazaremos este hecho con la Plataforma de Mujeres Artistas, que se reunió con Aznar en el año 2000 en plena campaña electoral intentando comprometerle en la elaboración de una ley que protegiera integralmente a todas las mujeres víctimas de los ataques de sus maridos. Aznar aceptó, alegando que lo haría en caso de que llegase a gobernar. En el mismo sentido se posicionó el Partido Socialista.

Sin embargo, Aznar no veía el asunto del todo claro y lo dejó pasar hasta que el Partido Socialista tomó la iniciativa.

Dicha propuesta, realizada por el PSOE se votó en 2002 con 151 votos a favor y 165 en contra. Mientras, las organizaciones de mujeres se constituyeron en una red de organizaciones feministas contra la violencia de género presentando en Madrid una campaña en favor de una ley integral contra la violencia de género.

El 28 de diciembre de 2004 se aprobó por unanimidad (320 votos) en el Congreso de los Diputados la Ley Integral contra la Violencia de Género, que establece el derecho a las maltratadas a una protección integral estableciendo medidas sociales, educativas, sanitarias, penales y laborales. Si bien es cierto que todos los grupos se quejaron de su rápida tramitación sin apenas debate.

Por otra parte, la mayoría de los partidos políticos, especialmente el PP, que por aquella época consideraba que no era una buena ley; propuso agravar todas las penas de violencia doméstica con independencia de quién fuera el agresor. Es lamentable que después de casi 11 años y sin haber conseguido apenas disminuir las víctimas mortales, ahora no sean capaces de ratificarse en lo que vieron en su día y trabajar arduamente para la protección en igualdad de toda la ciudadanía, que es a la que representan por sufragio universal..

Todos los grupos parlamentarios fueron conscientes en aquél momento de las desigualdades penales que iban a provocar por la comisión de un mismo delito si el penado era un hombre o si se trataba de una mujer. El PSOE se enfrascó en la discriminación positiva, basándose en la naturaleza más frágil de la mujer y para no desvirtuar la sempiterna imagen de víctima y sexo débil.

Tanto el Consejo de Estado, Fiscalía como el Consejo General del Poder Judicial emitieron sendos informes oponiéndose a dicha ley y, sin embargo, todos los partidos desoyeron sus recomendaciones, convirtiendo esta ley en un engendro espeluznante y abriendo la vía para que las denuncias fraudulentas subieran como la espuma. Así hemos llegado al sexismo penal que nos impera en la actualidad.

La Ley Integral contra la Violencia de género que aprobaron es una ley orgánica, lo que significa que el vivir sin violencia se convierte en un derecho de las mujeres que el Estado tiene la obligación de cumplir, que las personas tienen derecho a ser educadas en igualdad, que quienes atenten contra este derecho serán castigados, que las mujeres tienen derecho a su recuperación y a ser acogidas adecuadamente (por lo ejemplo, nunca puede pasar que no puedan acceder a una Casa de Acogida porque no hay plaza, porque tienen derecho a las ayudas económicas que regula la ley). Por lo tanto nunca podría pasar que se acabaran las ayudas porque no hay partida presupuestaria suficiente, que tienen derecho a la atención adecuada y especializada por parte de policías, jueces, personal sanitario, etc… Sin embargo, los hombres, niños y ancianos que sufran violencia no tendrán ninguno de estos derechos, ni siquiera el de vivir sin violencia.

Por otro lado, la ley es Integral, es decir afecta a todos los ámbitos que tienen que ver con la violencia de género: desde la prevención a la protección, a la atención sanitaria, social, laboral, etc. y, además, hace posible la coordinación judicial. Tampoco se encuentran recogidos en esta parte los derechos de hombres, niños y ancianos que sufran violencia en el ámbito familiar.

Una vez interpretado y digerido el poder de la “verdad”, vamos a analizar la manipulación de la mentira y sus consecuencias:

Al existir una ley orgánica e integral como esta, queda de manifiesto que el círculo está cerrado. Deja la puerta abierta a las denuncias de carácter fraudulento en procesos de divorcio, que es el porcentaje más elevado en el que se producen denuncias por violencia contra las mujeres. Se impone una pena preventiva de alejamiento del varón hacia su pareja femenina y, por ende, hacia los hijos habidos en el matrimonio.

La mujer denunciante cobra una ayuda económica; en función de sus necesidades recibe piso, accede antes que nadie al mercado laboral, incluso existen trabajos específicos para ellas en la función pública, tienen asistencia sanitaria y jurídica específica. Algo que el resto de la ciudadanía no obtenemos con tanta facilidad.

Todo esto nos lleva a un estado de desigualdad entre la población en grado superlativo no sólo en el ámbito doméstico sino también en el social, ya que existen muchísimas familias que no llegan a final de mes y que incluso no tienen para comer, niños en el umbral de la pobreza, personas en condiciones infrahumanas que no reciben la misma ayuda que las mujeres que denuncian maltrato por parte de sus parejas.

¿Acaso no somos todos iguales? ¿No tenemos todos los mismos derechos? ¿No promulgan todos los partidos el Principio de Igualdad? ¿Qué es para ellos la Igualdad, legislar en favor de unos pocos y en detrimento de la inmensa mayoría?

La verdadera Igualdad es la obtención de los mismos derechos y oportunidades sin ningún tipo de distinciones.

Resumiendo, la verdad no tiene poder sino que es la manipulación de la mentira quien lo obtiene y es la que nos hace perder nuestra dignidad como personas y como sociedad.

Fuente: http://sierranortedigital.com/portada/06/11/2015/opinion/el-poder-de-la-verdad-o-la-manipulacion-de-la-mentira/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s