Culpabilizando a los Inocentes

Por Blanca Escaño

El cruel asesinato de Gabriel Cruz por parte de la pareja de su padre ha desencadenado un brutal debate social entre ciertos colectivos que reclaman una legislación especial para los niños con el fin de protegerlos de sus padrastros y/o madrastras. Incluso algunos piden que cuando se reconstituya una pareja, se aporte documentación que acredite la inexistencia de antecedentes penales.
Aun comprendiendo la inquietud de estos colectivos, me parece una gravísima equivocación, por varios motivos:
– Muchos hombres son acusados en falso por delitos de violencia de género. Algunos absueltos y otros condenados sin prueba alguna que acredite su culpabilidad. Muchos llevan años sin poder tener contracto con sus hijos y el Pacto de Estado contra la violencia de género en uno de sus puntos, indica expresamente que cualquier hombre que se vea inmerso en un proceso judicial de este tipo no podrá tener contacto con sus hijos. Si nos fijamos en este tema tan delicado, nos daremos cuenta de que los niños no están protegidos de sus madres.
– Hay padres y madres que matan a sus hijos por venganza contra el otro progenitor/a. Tampoco existe una ley que proteja a los niños de sus padres ni de sus madres.
– Una gran cantidad de niños sufren Síndrome de Alienación Parental (Sap) por parte de uno de los progenitores, y no existe ninguna ley que lo impida.
– Existen casos de padrastros y madrastras que ponen fin a la vida de los hijos de sus parejas, y nadie protege a estos niños de actos tan viles.
– También se dan casos de abuelos y abuelas que abusan, maltratan y/o ponen fin a las vidas de sus nietos, al igual que otros parientes como tíos , tías, primos, primas….
Sin embargo, la gran mayoría de padres, madres, padrastros y madrastras cuidan bien de sus hijos y procuran educarlos de la mejor manera posible; lo mismo sucede con el resto de parientes de las ramas materna y paterna.
En base a todo esto, y teniendo en cuenta que cualquier persona puede cometer un acto de semejante envergadura, todos tendríamos que acreditar que no tenemos antecedentes penales y aún y todo, tampoco estaríamos seguros de que hechos tan deleznables como el maltrato, abuso y/o asesinato de seres tan débiles e indefensos como son los niños serían evitables. Nadie piensa cuando va a cometer un acto delictivo en la condena que le va a caer ni en las consecuencias que le va a acarrear la comisión de dicho acto.
Todo esto nos llevaría a un estado social de tensión, indefensión y caos. Nadie podría confiar en nadie.
Es evidente que quien comete un acto delictivo tiene que pagar por ello, pero lo que no es de recibo es que el resto de la sociedad tengamos que purgar por las maldades y errores de los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s