ETA, Patriarcado y Violencia de Género

Por Blanca Escaño

Entre los años 2000 y 2005, Jesús Eguiguren  entabló conversaciones secretas con la banda terrorista ETA, siendo Rubalcaba ministro de interior y Zapatero Presidente del Gobierno. Sospechosamente en esa época ya se iba fraguando por parte del partido socialista la implantación de una ley tan aberrante como diabólica que iba a tener como consecuencia la aplicación del derecho penal de autor en casos de violencia entre parejas de diferente sexo. Y no sólo esto, sino que el artífice de tales conversaciones con la banda terrorista fue un hombre maltratador convicto y confeso. Un hombre que ocupó el cargo de presidente de la Comisión de Derechos Humanos, entre otros.

Ignoro si la sociedad se ha preguntado cómo pueden darse unas casualidades de tan elevada magnitud: por un lado el alto al fuego de la banda terrorista en esos años y la implantación en 2004 de la Ley Integral contra la Violencia de Género, por otro. Es decir, eliminaron una violencia para implantarnos otra mucho más sutil y siempre bajo la premisa de la utilización del feminismo y del respeto hacia la figura de la mujer Y lo hicieron de la mano de un ministro de justicia, Juan Fernando López Aguilar, que posteriormente fue denunciado por su hijastro por un acto de violencia de género contra su mujer. Denuncia que quedó archivada por estar aforado y no ser juzgado de igual manera que el resto de los hombres que sufren este tipo de denuncias.

Para más Inri, el pasado 2 de mayo ETA comunicó su disolución con un comunicado en el que, sorpresivamente alegaron lo siguiente y cito textualmente: “Los y las ex militantes de ETA continuarán con la lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista y no patriarcal en otros ámbitos, cada cual donde lo considere más oportuno, con la responsabilidad y honestidad de siempre”

En primer lugar, hay que dejar claro que la banda terrorista jamás ha luchado contra el llamado sistema patriarcal, y que tampoco tiene razón de ser puesto que en Euskadi siempre ha existido el matriarcado, especialmente en los pueblos costeros y la lengua vasca carece de matices sexistas. Queda claro que, la izquierda abertzale ha visto la gallina de los huevos de oro en la ideología de género para lavar la cara de sus componentes. No comulgan con el sistema, pero entran en él a través del resquicio de la violencia de género y haciendo ver que luchan por los derechos de las mujeres en un auténtico atentado a nuestra inteligencia. Ellos que han utilizado a sus mujeres como reclamo en unas ocasiones y para perpetrar asesinatos, algunos de ellos muy sanguinarios.

Como ejemplo citaré a Idoia López Riaño, legendaria y sanguinaria terrorista con 23 asesinatos a sus espaldas (de padre salmantino y madre extremeña) que adujo para conseguir salir de la cárcel tras 23 años entre rejas que había sido abducida con 16 años por la banda terrorista y que se arrepentía por ello.
Sólo una persona tan fría como calculadora puede atreverse a teorizar sobre la violencia de género y escribir un texto para el prólogo del libro titulado “El Umbral del Dolor”. Una mujer que nunca mencionó la violencia de género ni al patriarcado cuando perpetraba un asesinato. Una mujer que nunca mencionó su preocupación por el sufrimiento de otras mujeres. Simplemente mataba porque estaba en contra de papá Estado, ése que ahora la ha dejado libre y al que se ha adherido como una lapa bajo la máscara del arrepentimiento y de luchar contra el sistema patriarcal.

Y así enlazamos a todos los partidos que se llaman a sí mismos de izquierdas EH Bildu que no sabe cómo lavarse la cara, Podemos, Izquierda Unida y el Partido Socialista, unidos en la encarnizada lucha de la defensa de la mujer. Siendo tan machistas o más incluso de aquellos partidos a los que critican en una vorágine de defensa disfrazada de la figura de la mujer. Utilizándonos con la única finalidad de conseguir votos.

No debemos olvidar que el propio partido socialista tiene en su historia episodios de discriminación hacia la figura femenina, comenzando por su oposición al derecho al sufragio universal durante la Segunda República. Algo que no les gusta escuchar.

Ahora bien, si miramos hacia los partidos de derechas, tampoco hay mucho que alabar. Todos conocemos la historia. El partido popular ha intentado dar un giro de 360º hacia el progresismo subiéndose al carro del feminismo de género con la intención de conseguir votos de mujeres. Intentando hacer alarde de algo que les queda muy grande.

Nosotras, señores políticos, no necesitamos a nadie que nos proteja, ni necesitamos perjudicar a nadie para sentirnos poderosas. Somos personas dotadas de inteligencia, habilidad, raciocinio y estamos capacitadas igual que el resto de los mortales. No necesitamos tratos de favor, porque eso sería denigrar nuestra inteligencia al más puro estilo machista que tanto critican.
Lo único que necesitamos los hombres y mujeres que componemos la sociedad son puestos de trabajo y vivienda dignos y unos sistemas educativo, sanitario y judicial desinteresados y libres de cualquier tipo de ideología. En definitiva, una sociedad en la que todas las personas tengamos cabida con los mismos derechos, oportunidades y obligaciones y con unos representantes políticos dignos que tengan en cuenta siempre que el poder emana del pueblo (de todo el pueblo), por el pueblo (por todo el pueblo) y para el pueblo (para todo el pueblo).

l día que tengamos todo esto claro, no existirá ni el machismo ni el hembrismo, ni el feminismo ni masculinismo, ni el patriarcado ni el matriarcado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s